Es un elemento arquitectónico el cual es incrustado en muros. Al paso del tiempo ha evolucionado el diseño y la función a tal modo que se ha construido techos de vidrios; el manejo actual para estos acabados arquitectónicos es fundamental resistentes a la intemperie.